Diferencias entre mortero autonivelante y autonivelante de planta

Son muchos los que confunden o no tienen clara la diferencia entre un mortero autonivelante y un autonivelante de planta. Aunque ambos conceptos sean muy parecidos en su nomenclatura, no se pueden utilizar indistintamente ya que cada uno de elabora de una manera y se utiliza de distinto modo. Nuestro objetivo es aclarar esas dudas en este post, explicando con detalle en qué consiste cada una de estas modalidades.

Un buen punto de partida puede ser el concepto “Autonivelante”, que significa para describir la capacidad o prestaciones que presentan estos productos para alcanzar un nivel determinado que nos resulte suficiente. Aunque el mortero autonivelante y el autonivelante de planta comparte el concepto, son dos productos diferentes.

Por una parte, el autonivelante de planta es un hormigón elaborado en una fábrica y que nos llega a la obra a granel en un camión hormigonera y ya mezclado con agua. El producto, una vez depositado en superficie, solo tiene que extenderse. Ahora bien, la logística debe ser adecuada porque dependeremos de ella para no sufrir retrasos en el proyecto. Es decir, el suministro debe ser regular y planificado, la mezcla correcta, etc. Los autonivelantes de plantas son morteros convencionales, carentes de fluidez. Se suelen utilizar proyectos de edificación y luego deben ser cubiertos con revestimiento. Este producto necesita un tiempo de secado que suele calcularse por metro cuadrado y suele aplicarse en capas de un grosor superior a 5 centímetros.

Eso por una parte. Pero hablemos ahora del mortero autonivelante. Se trata de un producto industrial que viene previamente combinado en polvo. Suele llegar a la construcción en sacos de 25 kilos y es allí donde hay que amalgamarlo con agua hasta que consigamos la textura deseada o necesaria. El mortero autonivelante es más avanzado químicamente y tiene más prestaciones relacionadas con su función: son más resistentes a la abrasión, cuaja en menos tiempo, se puede pavimentar en dos días. Las capas a aplicar debes oscilar entre los 5 y los 10 centímetros y suele usarse para pavimentos industriales, estacionamientos de vehículos, o pavimentos decorativos. Su manejo es más laborioso ya que hay que hace la mezcla in situ.

Una vez explicadas las diferencias de la manera más clara posible, os las resumimos en pocas frases. Por un lado, el autonivelante de planta es un hormigón que se transforma en autonivelante gracias a la incorporación de un elemento fluido. Sus características son las habituales en un mortero tradicional ya que presenta secado lento y espesores elevados. Por otro, un mortero autonivelante es un producto concebido ya para esta función por lo que presenta mejores prestaciones en este sentido.

Leave a Reply