Pavimentos continuos para interiores: Tipos y diferencias

Conocer los tipos de pavimentos continuos para interiores que existen y sus diferencias tiene una gran importancia a la hora de aplicar, decorar o simplemente decidirse por uno. Dependiendo del resultado que se busque en cada emplazamiento y las necesidades de este habrá que elegir un tipo de superficie u otro. A continuación, haremos un repaso de estas tipologías para que conozcan sus caracterí­sticas, sus diferencias y se pueda escoger la opción más beneficiosa en cada uno de los casos que puedan surgir.

Los tipos de pavimientos continuos para interiores


Saber las cualidades, diferencias y posibilidades que ofrece cada tipo de pavimento interior es imprescindible para tener una idea sobre la mejor opción para el caso que se va a trabajar.

Si se elige una superficie poco adecuada para la actividad que se desempeña en el lugar esta puede deteriorarse con mayor rapidez y resultar menos efectivo de lo que deberí­a. La mejor manera de realizar estas consideraciones será comprender los tipos de pavimentos continuos para interiores que existen.

El microcemento

El microcemento es un revestimiento compuesto de una base de cemento mezclada con polí­meros, fibras y áridos. A esta mezcla mencionada se le añaden algunos pigmentos de color al gusto, por lo que el resultado final suele ser bastante original, contemporáneo y con buenas calidades.

El microcemento tiene la capacidad de cubrir superficies de todo tipo como hormigón, azulejos, cemento, yeso, pladur, metal, plástico, mármol.

Es muy utilizado para conseguir resultados decorativos ya que ofrece un aspecto cementoso-mineral y gusta mucho en las maniobras de decoración o interiorismo incluso. Su grosor suele ser de entre 2 y 3 milí­metros. Aporta una elevada resistencia mecánica a la compresión, flexión y abrasión y es altamente impermeable así­ que es muy útil en zonas con inclemencias climáticas.

El cemento pulido

Este tipo de suelo se compone de arenas silá­ceas gruesas y cemento con la diferencia de que al acabar se consigue un pavimento más grueso y de acabado mineral que en el caso del microcemento. El cemento pulido consigue efectos más minerales y rústicos que el microcemento, por lo que nivel decorativo funciona muy bien en ese tipo de ambientes. Puede colocarse tanto en interiores como exteriores así­ que resulta bastante versátil. Admite pinturas, pigmentos, estampados y una amplia variedad de acabados que le ofrecen un aspecto muy atractivo estéticamente. El cemento pulido ofrece una superficie muy resistente y estable que aporta una alta durabilidad.

El autonivelante cementoso

Este tipo de pavimento se usa para igualar o renovar los diferentes tipos de suelos y aumentar su resistencia. Normalmente, se utiliza en zonas de almacenes que necesiten de una superficie continua y resistente al tráfico propio de estos lugares. Se adhiere al sustrato sobre el que se ejecuta y es resistente a los efectos de una amplia variedad de productos y agentes químicos, por eso funciona bien en almacenes o lugares de trabajo ya que no se estropea.

Resultan superficies impermeables y muy fáciles de limpiar por lo que mantienen un alto grado de higiene. Son duras y resistentes al impacto, abrasión y fracturas.

El microterrazo continuo

Este tipo de pavimento continuo interior ofrece muy valorables ventajas en su instalación en espacios con trafico peatonal o destinados a alta intensidad. La versatilidad que aporta este tipo de suelo le hace ser una buena elección tanto para localizaciones exteriores como para interiores pudiendo ser apropiado para una amplia gama de situaciones muy diferenciadas.

Este suelo no tiene poros ni juntas donde pueda incrustarse la suciedad por lo que su limpieza y desinfección es bastante fácil: no dará demasiado trabajo ni demasiados problemas a la larga en este sentido.

Presenta la posibilidad de obtener una gran cantidad de diseños diferentes por lo que el resultado será original, atractivo y al gusto del cliente. Es válido a nivel decorativo y también a nivel práctico.

El hormigón pulido

El hormigón pulido ofrece un acabado con efecto espejo muy interesante. Este suelo que tradicionalmente se ha usado en naves industriales, aparcamientos de grandes superficies o almacenes ahora ha dado el salto a otro tipo de instalaciones. Es muy apropiado para ello por las múltiples cualidades y resistencia que presenta.

Las caracteré­sticas que ofrece esta superficie han hecho que en los últimos años se utilice en los suelos de oficinas y edificios residenciales. Su elevada resistencia supone una gran ventaja para estos lugares ya que están expuestos a un tránsito continuo. Podrí­a ser aplicable en diversas circunstancias.

Leave a Reply