Mantenimiento de pavimentos industriales

El mantenimiento adecuado del pavimento industrial no es fácil, pero es imprescindible que queremos garantizar la seguridad y la salubridad de la empresa. Suelen ser instalaciones donde se juntan materias primas, productos y trabajadores y es importante que todo esté en el mejor estado posible. Para que el mantenimiento sea óptimo hay que aplicar algunas acciones preventivas y programar limpiezas ligeras o profundas y, desde luego, también los llamados procesos higiénicos especiales.

Para empezar, es muy recomendable realizar una limpieza exhaustiva y profunda, nada más finalizar el proceso de instalación del pavimento. Eliminaremos así los residuos generados en la obra y estableceremos una higiene óptima ya como punto de partida.

Las medidas preventivas van destinadas a reducir al máximo la entrada y fijación de la suciedad en el recinto. Alfombrillas de bienvenida o cortinas aislantes en los accesos, tejidos absorbentes en las zonas donde suele haber vertidos son sólo algunos ejemplos. Con medidas como estas, sencillas y fáciles de aplicar, ya le evitamos al pavimento un porcentaje importante de suciedad. Esto nos ayudará a conseguir un mejor mantenimiento de los pavimentos industriales.

Además, es muy importante que el pavimento industrial se mantenga limpio, pero también protegerlo para ampliar su durabilidad. Por ello, una vez instalado y limpiado, recomendamos cubrirlo con una fina capa de film que reduzca al mínimo la adherencia de los residuos y que nos facilite, además, la higiene diaria. A partir de aquí, lo importante en el mantenimiento regular y óptimo de la superficie pavimentada. En este punto, son muy aconsejables las rutinas. Por ejemplo, establecer un calendario regular de limpieza en función de nuestras necesidades: semanal, diaria, etc.

En cuanto al método, suele bastar con eliminar el polvo a través de un barrido húmedo. Si para ello utilizamos una mopa quedaremos a salvo de posibles rayaduras. Después hay que añadir un detergente adecuado que incluya desinfectante.

En cuanto a la limpieza a fondo, ésta siempre puede establecerse como una rutina cada cierto tiempo, para mantener mejor nuestro suelo pavimentado. Suele hacerse un par de veces al año, aunque las exigencias y preferencias de cada industria pueden variar. Debe incluir acciones para higienizar lugares y objetos que no repasamos habitualmente. Además necesitamos para llevarlo a cabo un producto detergente más intensivo que nos ayude a conseguir una limpieza más profunda. Y, en función del sector del que estemos hablando, puede requerir también el uso de algún desengrasante adicional.

Leave a Reply