Impermeabilización de una superficie: Consideraciones previas

Uno de los problemas que solemos encontrarnos en invierno son las goteras, esto es causado por una mala impermeabilización, la cual hace que la lluvia o la nieve acaben abriéndose paso por las grietas y llegando a donde no deberían llegar. Está claro que esto es un problema, no solo por la gotera en sí, sino por la reparación que conlleva, por eso es muy importante que, si ocurre, debamos impermeabilizar bien la zona y si crees que puede ocurrir, hacerlo antes de que pase, ya que te ahorrarás tanto dinero como disgustos, aparte de que después podrás olvidarte de ello si se hace bien.

Pero por supuesto, existen distintos tipos de impermeabilización, desde las membranas de PVC que son excelentes en cuanto a durabilidad y adaptabilidad, pudiendo ponerlas en prácticamente cualquier superficie, hasta las membranas líquidas, un nuevo producto muy interesante que se aplica como si fuera pintura, y una vez cubierta toda la zona, crea una película de una resistencia impresionante que evitará que cualquier tipo de líquido traspase tu terraza, tejado, o cualquier lugar que quieras asilar de la mejor forma posible. Ahora vamos a ver las consideraciones a tener en cuenta para cualquiera de estas variables.

Lo que debes saber antes de impermeabilizar

Si vas a optar por láminas de PVC o tela asfáltica, debes determinar primero qué tipo de superficie es, medidas y diseño, ya que no todas las telas asfálticas se implementan perfectamente a todas las superficies. También, si lo vas a instalar tú solo, debes saber si la cubierta es ventilada o no ventilada, porque si tapas una ventilación puedes tener problemas.

También será importante que optes con una aislación térmica, aunque el coste será mayor y el trabajo también, con el tiempo agradecerás este aislamiento térmico, ya que te ayudará a ahorrar en la calefacción y el aire acondicionado.

Si, por el contrario, optas por impermeabilizar con una membrana líquida, cosa que es recomendable y que cada vez se hace más, lo primero que tienes que mirar es si por la cubierta va a andar gente, por ejemplo, si es una terraza y va a haber mucho tránsito, quizá debas añadir una membrana de poliuretano al agua, para aumentar la durabilidad.

También, tener en cuenta que los materiales tienen que ser compatibles para un acoplamiento perfecto, por ejemplo, el álcalis del cemento lo único que hará es deteriorar poco a poco la membrana y dejándonos expuestos, por lo que no valdrá para nada. Hay que consultar siempre si el líquido se adaptará perfectamente a los materiales en los que lo vamos a poner.

Al igual que los materiales para acoplar, hay que ver las temperaturas a las que estará expuesta, ya que la membrana líquida pierde su eficacia en temperaturas tanto extremadamente bajas, como increíblemente altas, por lo que, si va a tener que soportar alguna de estas dos, es mejor optar con tejidos como el PVC y otro tipo de telas aislantes más capaces de soportar las inclemencias del tiempo.

Pero, por supuesto, existen grandes ventajas de la membrana líquida, como puede ser su fácil aplicación, ya que simplemente tendrás que pintar en la superficie en la que quieres mantener la impermeabilidad, dejar que seque y despreocuparte por ello. También está su alta flexibilidad, ya que con otros tipos de aislantes es posible que acaben agrietándose si se estiran demasiado, pero no con este líquido, ya que se ajusta perfectamente para evitar este problema. Y, por último, su alta durabilidad, porque, aunque no soporte el extremo calor o frío, sí que es resistente a rayos ultra violeta, lluvias, nieve, granizo y al tiempo en sí mismo, proporcionándote una cubierta de alta durabilidad y resistencia.

Además, con el tiempo, cuando pueda empezar a desgastarse o si empiezas a notar ciertas grietas, solo tendrás que dar una o dos capas de pintura más para dejarlo como el primer día, por lo que te ahorras tanto dinero como tiempo, ya que muchas otras telas necesitas quitarlas del todo para colocar una nueva, lo cual es cansado y costoso. Y para olvidarte definitivamente de todo ello, siempre puedes utilizar una capa de refuerzo inteligente, una malla de fibra de vidrio que te ayuda a complementar la membrana líquida.

Leave a Reply